Alexandre SCHOHN

Mount Pisa

Mount Pisa

Cuando el sol se encuentra en su punto álgido, en nuestra vertical, solo hay una “delgada” capa de atmosfera que se interpone entre el Mount Pisa y los rayos solares.

Al atardecer, los rayos no aparecen en nuestra vertical cuando miramos al horizonte, a través de una capa de atmósfera más gruesa esta vez. A medida que la luz solar entra en la atmósfera de la Tierra, se ve afectada por las moléculas del aire. Los fotones de luz golpean estas moléculas y rebotan sobre ellas. Luego se dispersan en diferentes direcciones según su longitud de onda y su color (de la misma manera que las gotas de agua, en un arco iris, dispersan la luz). En un espectro de colores. La luz azul tiene la longitud de onda más corta y es más propensa a la dispersión, por lo que el cielo es azul. Los otros colores viajan en la superficie de la Tierra.

El azul es el color que más viaja en todo el cielo y la razón por la cual lo interpretamos así.Al mismo tiempo, hay una eliminación de la luz azul en el Sol que cambia su color ligeramente hacia el rojo para que aparezca más amarillo que en el espacio. Al atardecer, el efecto de dispersión aumenta porque la luz tiene que viajar una distancia mayor a través de la atmósfera. El azul sea disperso todavía más. La luz verde primero y luego la amarilla se ven afectadas hasta que finalmente, la única luz que podemos ver directamente desde el Sol es el rojo anaranjado.

 
La refracción

Otro efecto interesante del espesor de la atmósfera es la refracción. La atmósfera actúa como una lente, refractando la luz de la imagen del sol, de modo que la imagen del Sol persiste sobre el horizonte unos momentos después de que realmente se haya puesto.

Y saber mas